8 de octubre de 2013

Biocombustibles

Por Roberto Vera
Profesor Área Mecánica
Universidad Técnica Federico Santa María, Sede Concepción 

Expertos del plantel generan biodiesel a partir de aceite vegetal residual de frituras y pruebas en vehículos confirman que su uso en porcentajes adecuados no genera impacto en su rendimiento ni en el sistema de inyección.     

Desde 2010 que el Laboratorio de Energías Renovables No Convencionales del Área Mecánica de la Sede Concepción, viene trabajando en la generación de biocombustible; línea de investigación que se inicia con el diseño y construcción de una planta piloto de biodiesel, cuya materia prima es el “aceite vegetal residual de frituras” –AVRF– y que además evalúa la eficiencia de conversión y energética del proceso.

Actualmente, se está desarrollando un proyecto en conjunto con la empresa Essbio S.A., con el objetivo de generar una estrategia en torno al uso de biocombustibles en la flota interna de sus camionetas. Todo esto, en un marco  de colaboración que contempla una planta piloto para la producción de biodiesel.

Esta nueva planta, utiliza un proceso de reacción alcalina, que tiene un índice de conversión del 94% al 98% y opera mediante el sistema batch, compuesto de 25 L de AVRF y 5 L de catalizador. De esta manera, se generan 24,5 L/BD y 5,5 L/glicerina, siendo este último subproducto utilizado para la fabricación de jabones y si se refina adecuadamente se puede emplear para la alimentación animal. 

Si bien diversos estudios demuestran los beneficios del biodiesel, todavía estaba pendiente el análisis de los componentes del vehículo al utilizar este producto, con el fin de saber si genera algún otro tipo de desgaste en el motor o en el sistema de inyección, materia que sin duda también es de interés para quienes optan por este combustible menos contaminante.

Para ello, una de las camionetas de la sanitaria regional, fue llevada al servicio especializado Dielser Ltda., representante de la marca Bosch en el área, y en conjunto con servicios Tecnidiesel, prestigiosa empresa de la zona, se evaluó el sistema de inyección Common Rail, para corroborar técnicamente los efectos que el biodiesel puede tener. 

Tras las rigurosas pruebas, no se observaron daños producto de su uso con el kilometraje recorrido, permitiendo así confirmar que en porcentajes adecuados el biocombustible producido por el Área Mecánica de la USM, Sede Concepción, no genera mayor impacto en el sistema de inyección diesel de los vehículos.