6 de octubre de 2013

Minería sustentable

Por Dr. Michael Seeger
Académico del Departamento de Química y Director del Centro de Nanotecnología y Biología de Sistemas.
Universidad Técnica Federico Santa María

Crean bacteria que mediante biorremediación logra remover de aguas y suelos el mercurio que se libera en los distintos procesos de la explotación de cobre, plata y oro. 

Chile registra una activa explotación minera de cobre, plata y oro, cuyos procesos liberan mercurio al medio ambiente generando daños irreversibles a nuestra salud. Para revertir esta situación, investigadores del Departamento de Química y del Centro de Nanotecnología y Biología de Sistemas generaron una bacteria capaz de remover mercurio de aguas y suelos contaminados mediante un proceso de biorremediación.

Este procedimiento, nace como respuesta a la búsqueda de una solución sustentable y amigable con el medio ambiente que utiliza microrganismos como biocatalizadores para remover metales pesados desde sitios contaminados.

De esta manera, es que incorporamos a la bacteria modelo Cupriavidus metallidurans CH34, un plásmido natural que tiene un complejo conjunto de genes denominados “mer” que le otorgan resistencia tanto a compuestos inorgánicos como orgánicos de mercurio, confiriendo una resistencia denominada de amplio espectro. La bacteria generada, Cupriavidus metallidurans MSR33, es por lo tanto, un microorganismo resistente a una variedad de metales pesados con una mejorada resistencia a especies de mercurio (II).

Es precisamente la incorporación de este plásmido, lo que ha permitido probar esta bacteria en aguas, suelos y sedimentos contaminados, comprobándose que Cupriavidus metallidurans MSR33 es un microrganismo eficiente para la remoción de mercurio en todas las matrices ambientales mencionadas.

El proceso se realiza en biorreactores, en los que se agregan las bacterias, y que poseen una trampa en la cual se captura el mercurio que se volatiliza en este proceso. Además, también se ha podido determinar que al tener aguas contaminadas con mercurio al cabo de unas pocas horas la remoción es prácticamente completa.

Esta bacteria incorpora el Hg+2 y los compuestos organomercuriales separando la parte metálica de la parte orgánica y reduce el ión mercúrico (Hg+2) a mercurio metálico (Hg0). Si bien, el mercurio metálico es líquido y volátil a temperatura ambiente, al ser atrapado en la trampa del biorreactor se re-oxida y se recupera para que no se pierda, quedando confinado, y las aguas o  suelos libres del metal pesado.  

El impacto final de esta tecnología es convertir a la minería en una actividad sustentable y más amigable con el medio ambiente. Si bien es más económico no contaminar que solucionar, ante la necesidad de enfrentar la problemática esta técnica es económica, disponible y eficiente por lo que podría cambiar el concepto de la remoción de metales pesados recuperando, por ejemplo, suelos agrícolas que han sido impactados con actividad minera.

Cabe destacar que en este proyecto también participa el Dr. Luis Rojas, investigador del Centro de Nanotecnología y Biología de Sistemas de la USM. 

 

1bacteria    3bacteria    2bacteria